Adult Stories Forum

Go Back   Adult Stories Forum Historias de sexo en español Anal

Reply
 
LinkBack Thread Tools Search this Thread Display Modes
DurumOffline
No Avatar
Uyarý:
Profil detaylarýný görmek için üye giriþi yapmalýsýnýz

Üyeliðiniz bulunmuyorsa Kayýt ol linkine týklayarak kayýt olabilirsiniz.

Helena y una nueva vecina

 
Post #1


Helena y una nueva vecina
Helena y una nueva vecina

Helena no se presentó a trabajar un lunes y eso me llamó un poco la atención.
A media mañana me llamó, para decirme que había ido hasta la guardia del hospital porque la vagina le dolía bastante. Había tenido una buena sesión de sexo salvaje con Jorge, demasiado salvaje, casi brutal era el término mejor empleado. El médico que la atendió pensó que la habían violado, pero ella lo convenció de que había sido una muy buena cogida nocturna con su propio esposo. Por suerte no tenía desgarros ni nada parecido, un poco de descanso y abstinencia curarían la inflamación y terminarían con el dolor. Jorge se ausentaría por unos días, así que tenía tiempo para recuperarse antes del reencuentro.

Por la tarde me llamó para contarme que en el edificio de "nuestro" bulín de solteras se había cruzado con una vecina muy sexy y que le había parecido cien por ciento lesbiana. Le pregunté qué pensaba hacer con esa chica y me contestó que iba a tratar de levantársela y naturalmente terminaría cogiéndola, con mi ayuda o sin ella. Me reí a carcajadas y le dije que no me dejara afuera, confiaba en su muy buen gusto a la hora de elegir mujeres, así que seguramente su selección no me iba a defraudar.

Pasaron varios días y durante un almuerzo me contó que había visto a la nueva vecina tomando sol desnuda por completo en la terraza. "Un cuerpazo terminado a mano, escultural? tetas naturales y bien firmes, la piel bronceada, un espectáculo". Verificó que se encerraba en la terraza para que nadie la m*****ara, pero ya estaba pensando de que manera trabar conversación y convencerla para disfrutar juntas del sol.

El fin de semana siguiente me llamó a casa para invitarme a una sesión de sexo y lujuria entre mujeres, ya que finalmente se había hecho amiga de esta señora y por supuesto quería que yo también participara de la enfiestada. Elegí una buena bikini tipo tanga bien provocativa, me miré en el espejo para ver si realmente estaba en condiciones de competir con Helena y decidí que sería un buen día para tener sexo.

Mi amiga me esperaba en el departamento a la hora que todavía había un buen sol para disfrutar, así que nos besamos un rato y luego fuimos en busca de la vecina. Ella nos esperaba lista para subir a la terraza. Helena la había descripto de manera bastante acertada, era una hermosa cuarentona rubia, muy llamativa, tenía unas curvas casi perfectas, suaves caderas, largas piernas, un hermoso cuerpo tallado a mano.

Marcela, que así se llamaba, nos invitó a compartir un poco de sol. Subimos y nos encerramos en la terraza, lejos de miradas indiscretas. En principio solamente nos quedamos con una tanga, dejando nuestras tetas en libertad. Helena se puso boca abajo y pronto noté que se estaba tocando. Cambié de posición para observarla mejor y confirmé que estaba jugando ella solita, metiéndose un par de dedos en su dulce conchita. Mi mirada se cruzó con la de Marcela, que también había notado el solitario juego de mi amiga y entonces no me quedaron dudas de que realmente era lesbiana.

Me acerqué a Helena y le desabroché los finos hilos que sujetaban su tanga, dejándola completamente desnuda. Ella se dio vuelta y abrió sus largas piernas, permitiéndome disfrutar de su monte bien depilado. Para ello me incliné sobre ella y comencé a pasar mi lengua por esa dulce rajita que tanto me gustaba. Marcela se incorporó y se ubicó detrás de mí, deslizando suavemente mi tanga por mis piernas hasta los tobillos. Sentí entonces que sus labios comenzaban a acariciar mi clítoris. Ahhh? realmente sabía cómo hacerlo. Helena ya comenzaba a jadear suavemente y en pocos minutos acabó en mis labios. Se levantó y nos besamos, mientras Marcela seguía lamiendo mi concha. Cuando notó que mi boca ya se había desocupado, giró su cuerpo sobre el mío y quedamos en posición de sesenta y nueve, comenzando yo a lamer y besar también sus labios mayores.

Helena mientras tanto fue a buscar su bolso, de donde sacó un nuevo arnés que todavía no había sido estrenado; tenía una verga de silicona, de color negro transparente, gruesa, dura, de textura rugosa, excitante. Se lo ajustó a las caderas y se ubicó detrás de Marcela, para chuparle también ella la concha. La vecina comenzó a gemir más fuerte, pidiéndonos más y más.

Pude ver que Helena lubricaba el aparato con gel y luego fue metiéndoselo muy despacio en el culo a su nueva amiga, que comenzó a jadear y gemir todavía más. Pidió que se lo metiera bien a fondo, le gustaba sentirlo por el culo. Helena por supuesto no se hizo rogar, comenzó muy despacio a moverse hacia adelante y atrás, disfrutando ver esa verga negra perderse dentro de la cola de Marcela, que cada vez jadeaba más intensamente, mientras trataba de mantener sus labios dentro de mi concha. Finalmente se tensó y comenzó a temblar, dejó de pasarme su sedosa lengua por mi clítoris y dejó escapar un aullido intenso y profundo. Había acabado mientras Helena seguía penetrándola analmente. Mi amiga continuó un rato más sin descanso, lubricando otra vez el aparato y volviendo a arremeter una y otra vez dentro de esa firme cola de nuestra nueva amiga.
Marcela tuvo otro nuevo orgasmo y luego le pidió a Helena que le permitiera descansar, ya no tenía sensibilidad en la cola después de tanto ser taladrada?

Era mi turno. Helena se había entusiasmado con el arnés, así que dejamos descansar a Marcela un rato y nos dedicamos un poco a nosotras. Abrí mis piernas todo lo posible y dejé que Helena me metiera esa cosa negra hasta el fondo de mi cuerpo, arqueando mis piernas para abrazar su cintura. Ella comenzó a moverse mientras nos comíamos las bocas, provocándome en pocos minutos un orgasmo brutal, como hacía mucho tiempo que no experimentaba.

Helenita rechazó la idea de probar su nuevo juguete, porque sentía todavía un poco de dolor, a pesar de haber pasado bastante tiempo de esa noche inolvidable con Jorge. Prefirió que Marcela y yo siguiéramos pasándole nuestras lenguas hasta que entre ambas la hicimos acabar, entre medio de unos gritos más que escandalosos.

Nos despedimos de Marcela a los besos. Nos propuso un nuevo encuentro para otro día, pero quería que participara un amigo de ella algo voyeur? Dijimos que no habría problema, en especial para Helena, que esperaba siempre nuevas experiencias?
02-18-2024, at 09:09 AM
Alýntý
Reply

Thread Tools Search this Thread
Search this Thread:

Advanced Search
Display Modes



Powered by vBulletin® Version 3.8.11
Copyright ©2000 - 2024, vBulletin Solutions Inc.
etimesgut escort beylikduzu escort izmir escort izmir escort izmir escort istanbulblog.info sincan escort etlik escort Anadolu Yakasý Escort Kartal escort Kurtköy escort Maltepe escort Pendik escort Kartal escort sincan escort dikmen escort altyazýlý porno þiþli escort mecidiyeköy escort beþiktaþ escort escort istanbul ataköy escort bursa escort bursa escort bursa escort bursa escort bursa escort alt yazýlý porno Casibom Casibom Giriþ Casibom Casibom Yeni Giriþ Onwin giriþ gaziantep escort bayan gaziantep escort seks hikayeleri gaziantep escort Canlý bahis siteleri escort escort escort travestileri travestileri Escort Escort bayan Escort bayan bahisu.com girisbahis.com etlik escort etimesgut escort Ankara escort bayan Escort ankara Escort ankara Escort eryaman Keçiören escort Escort ankara Sincan escort bayan Çankaya escort bayan etimesgut escort eryaman escort antalya rus escort